Autonomía, Interacción, Diversidad y Apertura (AIDA)

Fragmento tomado del sitio “ReAprender” de Diego Leal: http://reaprender.org/cursos-abiertos/ 

Nuestros principios

El entorno tecnológico actual genera un ecosistema informativo distribuido y descentralizado, muy diferente al que se encuentra en un sistema de gestión del aprendizaje (LMS) típico, y que requiere desarrollar otro tipo de habilidades.  Dado que la única manera de aprender a reconocer y aprovechar el potencial (y riesgos) de ese entorno es habitando en él, en conjunto con diversas organizaciones diseñamos y llevamos a cabo experiencias de aprendizaje que ocurren en un entorno tecnológico distribuido, con múltiples puntos de entrada, y que responden a un conjunto de principios que se resumen en la palabra AIDA (que a su vez son las cuatro condiciones que propone Stephen Downes para una red de conocimiento conectivo):

  • Autonomía: Cada participante tiene poder de decisión sobre el nivel de desarrollo, énfasis y objetivos específicos de aprendizaje, así como en el monitoreo y evaluación de los mismos  Su participación responde a un interés personal, autónomo, y refleja una posición personal en los temas y actividades desarrollados.  Se estimula la generación de criterio propio, en lugar de simplemente replicar ideas existentes.
  • Interacción: Los procesos de aprendizaje y construcción se producen en la interacción con otras personas, medios y recursos. La interacción con otros aprendices es un aspecto fundamental para la ampliación de la red personal de aprendizaje de cada cual y la apropiación de nuevos conceptos y herramientas, así como para el fomento de la emergencia de comunidades de interés específico. Así, la interactividad se refiere al proceso social, no a las características técnicas de los materiales utilizados.
  • Diversidad: La diversidad de enfoques, fuentes y modelos se articula con el reconocimiento de la diversidad de los participantes, abriendo espacios que permitan la exploración de intereses específicos. Se promueve la participación de personas de distintos lugares, de distintos entornos, con diferentes puntos de vista, que pueden entrar y salir cuando lo deseen.  El entorno tecnológico previsto promueve barreras bajas para la interacción (cada cual llega hasta donde puede o quiere).
  • Apertura: Tanto en el acceso a contenidos como a actividades, buscando la inclusión de un espectro amplio de puntos de vista que enriquezcan la perspectiva de los participantes. Esto lleva la reconocimiento de que no hay una única respuesta correcta. En la medida de lo posible, se opta por la utilización y generación de Recursos Educativos Abiertos como materiales de apoyo, y se permite la entrada de participantes en modalidades abiertas (sin necesidad de pago pero sin recibir certificación por su participación).

Adicionalmente, el aprendizaje como foco de todas las acciones propuestas y el reconocimiento de que todos somos aprendices, son factores que conducen a ambientes que replantean el rol docente y que aprovechan de manera efectiva las posibilidades que ofrece la tecnología actual.

En este sentido, la facilitación está basada en el modelamiento cognitivo, como estrategia que permite hacer visible para los participantes el tipo de uso que puede hacerse de la tecnología, así como algunas de las formas en las cuales se redefine y descentraliza el rol del facilitador en un entorno en red.  El modelamiento busca estimular a los participantes a atreverse a poner en marcha sus propios experimentos con el uso de la tecnología, a partir de lineamientos prácticos.  Igualmente, la facilitación promueve una pedagogía participativa, en la que los participantes son actores activos en la construcción de un currículo relevante para sus posibilidades y necesidades particulares.